¿Por qué se creen de izquierda?

Desde las pantallas de TN, la llamada izquierda troskista se sumó a la estrategia de esa ensalada rusa en mal estado que es "Juntos por el cambio": fachos/as bravos/as, neoliberales, CEOs y centroderecha ambiciosa. No es llamativo que la derecha en sus vertientes no dieran quorum, a pesar que a último momento los ordenaran los goberna, pero porque que estos sectores que se denominan revolucionarios produzcam interpelaciones de derecha, no hace más que volver actuales las críticas de la "izquierda nacional" a esta secta eterna. A humilde entender, poseídos por un narcisismo de pico, una concepción esencialista de obreritos de overol (creo que el PO cambió su logo y sacó el género del porta estandarte, décadas después de Clara Zetkin), su origen social gorila clasemediero, sus ambiciones de iluminación cuasi neopentecostal y una lectura literal de Marx similar a la del Pastor Giménez de la Biblia, esta gente ya mayorcita (que por suerte perdieron votos) se prenden a cualquiera en nombre de la conciliación que te proponen en sus sueños doctrinarios. No son faches de "trapo rojo" tal como los calificó en su momento el CEO de la UBA Schuberof, más son unes peligroses autoritaries que sueñan con una "dictadura del proletariado" (sic), como si esos dos términos tuvieran un campo semántico que ocupan ellos, almas bellas que hoy se abrazan a Carrió, Iglesias y Negri.