Cristo, Estado y laicismo facilongo: Más de una distinción y la caída de la progresía de la fe

¡Si, si, si! ¡Ya se! ¡Iglesia y Estado, asuntos separados! Lo tengo que escuchar cada vez que hablo como alguien, eu, que intenta ser cristiano, de algún tema político. Nadie duda de los horrores que produjo en el mundo, y en nuestro país, las acciones de las iglesias respecto a la justificación de la miseria planificada, los genocidios, las libertades y la igualdad. Y también es cierto que hay minorías activas dentro de todos los cristianismos (católicos, protestantes, evangélicos) que son más progresistas que muchos partidos políticos y organizaciones sociales. Y también es cierto que la "vida religiosa" de la mayoría de los/as que se definen cristianos/as suele ser una fachada de doble moral donde "ser" se confunde con cumplir con el ritualismo que reproducen cómodamente las distintas instituciones eclesiales como meros aparatos inmobiliarios receptores de subvenciones. 

Pero también es cierto que en nuestro país cunde un laicismo facilongo y berreta cercano a cierto estalismo. No son pocos/as los/as que ya hace tiempo hablan de "laicidades" para no confundir "estado laico" y separación iglesia/Estado con la negación de tradiciones que son más viejas que la propia política moderna. Estamos de acuerdo: el estado debe ser laico. Pero estimades, las religiones son modos de agrupación más, menos y nada sanctos, pero lo son. Y allí se reproduce de todo: del Opus Dei a la Opción por los pobres, pasando por la Iglesia Universal, el pentecostalismo fundamentalista, los protestantes de izquierda, peronistas o de derecha. Y estas distinciones no intentan dar igual valor a todes: sabemos que el artículo 2 (¡Si! ¡El segundo!) de nuestra Constitución Nacional nos obliga a todes a mantener la Iglesia Católica Apostólica Romana y que por su influencia, su responsabilidad es mayor. Y a esto se suma el "fantasma" (no sabemos aún el verdadero alcance ni lo podemos prever) del evangelismo neopentecostal que te arma un templo en un localcito al grito de, en gran mayoría, autoproclamados/as pastores/as que con cualquier traducción de la Biblia se entregan al grazneo y la reprimenda moral casi siempre errada, o mejor dicho conserva. Y en esta distinción parece mentira que todes crean que El Macho Camacho, el facho golpista asesino de Bolivia, sea "evangélico": gente: ¡ES CATÓLICO! Evangélica es la asesina usurpadora y autoproclamada Jeanine Añez: tales para cuales. Así como la UCR está con el PRO, esta es una alianza en los mismos términos.

Lo que si es cierto es los sectores progres del cristianismo en sus distintas versiones es minoritario y su unidad es tan imposible como la del troskismo criollo. No se sabe si por motivos de financiamiento, la ubicación de las comas en algunos textos, el carácter rentado de su "clero" (no debería y formalmente no lo hay en las iglesias de corte protestante/evangélico) que prefiere guardar estructuras en franca desaparición, frente al dinamismo de un evangelismo neopente que se arma y se desarma "por abajo" y sobre los cuales es difícil contar con un mapa porque esos "templos-locales" suelen disolverse al calor de los cuernos entre el pastor y la pastora, la desaparición de los/as fieles o lo que sea.

El fenómeno es más complejo de lo que el laicismo facilongo y el prejuicio anti evangélico que cierta progresía permite ver y sobre lo que derrocha tinta sin darse del mismo modo en que, en su momento, hicieron y lo hacen con el "punterismo", "los que esperan" y toda esa bobada en la que sobre quienes hablan son convidados de piedra, y quienes escriben las mentes lúcidas del espejo bien ubicado en términos de la Ideología Alemana

Lo que si aterra es como estos sectores cristianos progresistas son minoría al interior de sus confesiones y muches se quedan sentades en sus hermosos templos viendo como se descascaran sus iglesias que conocieron mejores épocas. La soberbia también alcanza a la progresía cristiana, lo que tarde o temprano se pagará como hamartia (pecado): no haber pegado al blanco que es la comunión, la igualdad y el amor que predican.


Para mayor data sobre el debate de laicidades visitar: https://www.gemrip.org/