El precio no es el valor

Perogruyo. Pero parece mentira ¿O si no explicame esa alegría de pagar esas tarifas para la muerte por inanición, odio o ejerciendo el derecho de protesta? En épocas donde existe un modo material de relacionarse con la vida aplaudiendo a los  torturadores económicos, todo lo obvio se desvanece en el aire. Menos ellos/as, quienes vuelven de tanto en tanto a multiplicar los morlacos que etiquetan los productos, dándoles una pesadez agobiante al recorrido por los pasillos de los  supermercados. Este crecimiento, natürlich, es proporcional al trabajo sucio que hace para que las tiqueteadoras sumen cifras y aceleren su posadera con mayor asiduidad en todo lo que tenemos que comprar ¿Paradoja? ¿Dominación? ¿Suicidio dosificado en masas? "El deseo es algo irracional por el cual uno siempre tiene que pagar un alto precio" Pedro Almodóvar. Joderse.