Netflix: El funeral de la flores

¿Virginia De La Mora sabía de su muerte en Houston? El club del chisme tiene varias versiones. Algunes dicen que ya en la temporada I, la Señora ya ensayaba su partida que la ausentó en la temporda II. Otres, en cambio, apelan al supuesto conservadurismo de la petisa azteca que debía volver de su escape de la primera temporada como lesbiana, algo que, también cuentan, la Castro "es". Desoyendo a les que apuntan con su dedo Gestapo, volví a la primera temporada y ¡Touché!, allí ya estaba el adelanto, la escena que reformulada no nos dieron como píldora post segunda temporada, flash back, mientras esperamos que la III mejore, ya que la que I fue infinitamente superior ¡Claro! ¿Cómo reemplazar a la nano Diva que se dedica a la venta de macoña para remontar su alicaído negocio una vez dada por muerte en un hospital misterioso de Houston la ciudad que lanza lo que sea hacia las estrellas? Como sea, querides adictes, no lo pasen por alto. Obviamente Pa - u - li - na se come el final en un monólogo que es lo que trató de recordar en la segunda entrega y nadie le contaba. Estos 35 minutos de El Funeral de La Casa de Las Flores son un clonazepam de los mejores mientras esperamos que afinen la pluma para el nuevo año.